Para la tramitacion de herencias y legados debes tener en cuenta que cada comunidad autónoma posee una legislación propia y que esta puede ser modificada de un año a otro. Además, está compuesta por reducciones, excepciones y otras disposiciones, por lo que te recomendamos que te pongas en manos de profesionales. Ten en cuenta que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, en el que están reguladas las herencias y legados, es un tributo directo y también subjetivo. Es decir, serán nuestras condiciones personales y las de nuestras familias las que determinen la tramitacion de las herencias y las cuantías. El hecho imponible suele incluir tres clases de acciones: adquisición de bienes y derechos por herencia o legado, adquisición a título gratuito y beneficios derivados de seguros de vida (si el contratante es persona distinta al beneficiario).

Principales diferencias

Tratamos las herencias y legados conjuntamente porque están relacionadas: tanto los sucesores por causa de muerte como los legatarios solo pueden serlo vía testamental. Sin embargo, mientras que el legatario solo recibe un bien o derecho en concreto, el heredero lo es en términos generales respecto a todos los bienes y derechos que deja el causante (aunque como es normal puede corresponderle una parte porque normalmente las herencias tienen que ser repartidas entre varias personas). Un heredero posee un régimen de garantías distinto y más amplio que el del legatario.

Otro punto importante es que el legado no podrá afectar nunca a la parte legítima de los herederos, por lo que en caso de incompatibilidad prima el derecho de estos últimos. También es posible que por modificación del bien o derecho o por otras causas, el legatario se quede sin él. Sin embargo, hay herederos que tienen garantizada una parte de la herencia por su parentesco con el fallecido, es lo que se llama ‘la legítima’.