Herencias

Cuando un ser querido fallece, aparte del apoyo de los allegados, es bueno contar con la ayuda de un profesional colegiado que nos ayude con los trámites de la herencia y con los posibles problemas que pudieran surgir en la sucesión.

Nuestros más de 20 años de experiencia en estos campos nos permiten ofrecerle un servicio integral en todos los campos fiscal, registral, jurídico…. es nuestro trabajo y lo hacemos bien.

Relación de servicios

  • Solicitud de certificado de defunción
  • Solicitud de certificados de ultimas voluntades y seguros
  • Elaboración de inventario de los bienes del fallecido y elaboración de cuadernos particionales
  • Declaraciones de herederos notariales y judiciales
  • Preparación de escritura de adjudicación de herencia junto con la notaria
  • Elaboración y liquidación del impuesto de sucesiones
  • Inscripción en el registro de la propiedad
  • Elaboración y liquidación de plusvalía municipal
  • Posibles reclamaciones judiciales ante los tribunales si no se está de acuerdo con algún punto del testamento o los términos de la herencia.
Si usted es o ha sido no residente en España y ha liquidado el impuesto de sucesiones como tal en España póngase en contacto con nosotros puede llegar a recuperar gran parte de lo pagado según reciente sentencias del tribunal de justicia de la Unión Europea.
AMPLIACIÓN DE CONCEPTOS
Certificado de defunción: para tramitar una herencia el primer paso es solicitar en el registro civil correspondiente, el certificado literal de defunción.

Certificado de últimas voluntades: el registro general de actos de última voluntad es un registro administrativo dependiente del Ministerio de Justicia donde constan todos los testamentos otorgados por una persona a lo largo de su vida.

Tras obtener el certificado de defunción hay que solicitar una certificación del registro de actos de última voluntad. Tienen que haber transcurrido 15 días hábiles desde el fallecimiento para poder solicitarlo.

Certificado del registro de seguros con cobertura de fallecimiento: es un certificado que se solicita también en el Ministerio de Justicia. Se creó el registro en 2.005, ya que a veces no se tiene noticia de los seguros de vida que puede tener el fallecido (ejemplo seguros de vida asociados a tarjetas de crédito). Si no se reclamaran estos seguros pueden llegar a perderse ya que el plazo para reclamar estas cantidades es de cinco años. Así pues, en este registro se toma nota de las pólizas de seguro contratadas por una persona a lo largo de su vida.

Testamento: para continuar con los tramites es necesario obtener una copia autorizada del testamento del causante que sea la más reciente según el certificado de actos de últimas voluntades. Para ello hay que acudir a la notaría en que se redactó y pedir una copia autorizada del mismo.

Declaración de herederos abintestato: cuando una persona fallece sin haber otorgado testamento, hay que hacer una declaración de herederos abintestato que puede ser notarial o judicial.

Notarial: la declaración de herederos abintestato se realiza en la notaria de donde el fallecido hubiera tenido su último domicilio siempre que los herederos llamados a la sucesión sean descendientes, ascendientes o cónyuge. Se acude a la notaria con dos testigos y la documentación precisa y tienen que pasar veinte días hasta que sea firme.

Judicial: cuando los herederos no son ascendientes, descendientes o cónyuges hay que hacer una declaración de heredero ante el juzgado de primera instancia donde el fallecido tuvo su ultimo domicilio. Hay que estar asistido por abogado y optativamente por procurador, aunque conviene para acortar los plazos.

Elaboración del inventario de los bienes del fallecido y elaboración de cuaderno particional: el siguiente paso es la recopilación e inventario de los bienes y deudas que el fallecido tenía a fecha de defunción (bienes inmuebles, cuentas corrientes, seguros de vida, prestamos etc).

En función de lo que tuviera caben dos posibilidades:

Elaborar un cuaderno particional: conviene hacerlo cuando no tenemos tiempo de acudir a la notaria (nos vencen los plazos de liquidación de los impuestos) o bien el fallecido tenía solo bienes muebles que no es necesario inscribir en registros públicos. En ambos casos se pueden liquidar los impuestos de sucesiones y plusvalía municipal, aunque como luego veremos para poder acceder al registro de la propiedad, es necesario adjudicar una escritura pública de herencia.

Elaborar una escritura pública de adjudicación de herencia ante un notario: es lo más lógico y lo que mayor seguridad jurídica conlleva. Acudiremos a la notaria con el inventario y todos los datos de los otorgadores para adjudicar la escritura pública de adjudicación de herencia.

Elaboración y liquidación del impuesto de sucesiones: una vez recogida de la notaría la escritura de adjudicación de herencia, procederemos a elaborar y liquidar el impuesto de sucesiones y sellar la escritura en la consejería de hacienda de la comunidad que corresponda.

Inscripción en el registro de la propiedad: si en la adjudicación de la herencia hubiera bienes inmuebles, es conveniente que estos se inscriban en el registro de la propiedad que corresponda así como que se cambie la titularidad de los mismos en ayuntamientos y catastros.

Posibles reclamaciones judiciales dimanados de las herencias: nuestro departamento jurídico se ocupara de los posibles pleitos y reclamaciones judiciales (nunca deseados) que puedan devenir de la adjudicación de una herencia, estos pueden ser variadísimos, reclamación de legitima, procedimiento de desheredación, impugnación de testamento etc. en cualquier caso nuestro objetivo es que nunca se llegue a estos extremos y siempre procuramos mediar entre las partes en aras de encontrar una solución satisfactoria para todas las partes.

A TENER EN CUENTA

¿Se puede renunciar a una herencia?

Si, cualquier heredero o legatario puede renunciar a una herencia antes de su aceptación.

Los motivos pueden ser varios: Que la herencia tenga como pasivo más deudas o cargas que las que podemos asumir.

Podemos renunciar a nuestra parte a favor de nuestros herederos, generalmente un hijo.

Requisitos para la renuncia

Debemos ser beneficiarios legítimos de la herencia.

No cabe renuncia parcial.

Una vez hecha la renuncia no se puede revocar.

Como se renuncia

Debe realizarse ante notario o ante el juzgado que esté llevando el procedimiento en que la herencia este incursa.

Tienen que haber pasado 9 días desde el fallecimiento.

Si la renuncia perjudica a nuestros acreedores pueden personarse para reclamar la parte que les corresponda.

Podemos aceptar una herencia “a beneficio de inventario” con lo que solo responderemos de las deudas del fallecido hasta el límite del valor del patrimonio heredado.

 

Contacte con nosotros

Acepto los términos y condiciones de uso