Impuesto de sucesiones en la Comunidad de Madrid

Como todos sabemos el impuesto de Sucesiones y Donaciones es una de las figuras fiscales cuya recaudación y tramitación está en manos de las Comunidades Autónomas. La cesión de este tributo a las Comunidades plantea un caos legislativo de grandes proporciones, y a mi entender y si nos regimos por el artículo 14 de la Constitución “Todos los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” es fuente de profundas injusticia como luego veremos.

En cuanto al tratamiento que la Comunidad de Madrid le da a este tributo, decir que aquí tenemos la suerte de que este impuesto junto con el de donaciones esta bonificado al 99 % de la cuota tributaria siempre que hereden ascendiente, descendientes o cónyuge, que salga a pagar, esto supone en la práctica la casi exención del mismo.

Lamentablemente cada una de las Comunidades Autónomas del estado español le da un trato diferente. Así pues, por ejemplo, si fallecemos en Castilla y León y allí estamos domiciliados (el hecho imponible del impuesto viene determinado por el empadronamiento a fecha de fallecimiento) en vez de en Madrid pagaremos en torno a cincuenta veces mas que si hubiéramos estado empadronados en Madrid. A mi entender y al de muchos Juristas y voces autorizadas esto es profundamente injusto y vulnera el citado artículo 14 de nuestra Constitución. Incluso desde Europa están llegando presiones para que de alguna manera se armonice e iguale entre Comunidades el tratamiento de este impuesto, veremos como se lleva a cabo esa armonización, pero me temo que en los tiempos de crisis que nos ha tocado vivir se hará igualando por arriba ósea gravando la sucesión, por supuesto mucho mas de lo que pagamos en Madrid. Para los que defendemos que una herencia de padres a hijos o cónyuge debe de tener el tratamiento fiscal que a día de hoy le da la Comunidad de Madrid estaremos ante una nueva injusticia. De hecho muchos madrileños están ya haciendo muchas donaciones en vida para evitar pagar impuestos cuando fallezcan.